lunes, 9 de enero de 2017

Rorschach


“...when an individual looks at the Rorschach blots he sees there something of himself…” [1].
(Matte -Blanco, 1988, p. 196)

 

El Psicodiagnóstico de Rorschach es una técnica proyectiva basada en la interpretación de “formas accidentales” (Rorschach, 1972, p. 23) impresas en diez láminas estandarizadas. Constituye una prueba rica y compleja, ampliamente difundida y aplicable provechosamente en diferentes campos. Fue ideado por el médico-psiquiatra, psicoanalista, investigador y artista Hermann Rorschach (1884-1922), quien formulando la simple pregunta: “¿Qué ve usted aquí?” (Rorschach, 1972, p. 24) dio origen al “experimento psicológico” (Rorschach, 1972, p. 19) que se convertiría en una de las mejores herramientas psicodiagnósticas de las que disponemos hoy en día.

 

Rorschach era hijo de un profesor de dibujo y él mismo era un buen dibujante de figuras humanas en movimiento. Es probable que siendo niño haya leído la Klecksographie de Kerner y jugado a plegar y desplegar hojas con tinta derramada. Fue apodado Klex (mancha, borrón, garabato) y mucho antes de llegar a pensar en su creación se interesó por las diferentes reacciones de las personas ante un mismo cuadro.


También llamaba su atención la historia acerca de la costumbre de Leonardo da Vinci de descubrir paisajes o escenas contemplando manchas de humedad, grietas en los muros, ondas en la superficie del agua, nubes y brasas recubiertas de ceniza.

Llegó a ser una persona culta, dedicada al estudio de temas variados (arte, etnografía, historia de las religiones, etc.) y fue un lector entusiasta de la literatura rusa. Dudaba entre seguir medicina o alguna carrera artística hasta que, aconsejado por Haeckel, se decidió por la primera, especializándose en psiquiatría. Más tarde integró el Grupo psicoanalítico de Zúrich, escribió y publicó artículos sobre psicoanálisis y llegó a ser vicepresidente de la Sociedad Suiza de Psicoanálisis.

Siendo estudiante, impresionado por la disección de un cerebro en una autopsia, tuvo un sueño en el que caían partes de su propio cerebro, el cual lo llevó a preguntarse por la manera en que las percepciones ópticas se transforman en percepciones de otro tipo, kinestésicas, por ejemplo.
Otro tema que captó su curiosidad, y que luego adoptaría gran relevancia en su obra, fue la relación entre el color y la vida emocional.

Si bien hubo predecesores en cuanto a la elaboración de tests con manchas de tinta, el aporte original de Rorschach fue utilizar el suyo para investigar la personalidad del examinado y no sólo su capacidad imaginativa.

En 1918 confeccionó láminas y las utilizó experimentalmente en el hospital de Herisau. Pretendía que sus imágenes fueran “relativamente simples”, pero que al mismo tiempo tuvieran una “composición” lo suficientemente plástica como para que su “ritmo espacial” (Rorschach, 1972, p. 23) invitara al examinado a visualizar en ellas elementos variados. Apoyándose en resultados empíricos seleccionó quince, pero a instancias del editor (Ernst Bircher), tuvo que reducir su número a diez.
La impresión de las [láminas] originales fue un tanto defectuosa, sin embargo Rorschach decidió conservar las fallas al descubrir que propiciaban un cierto tipo de respuestas Claroscuro) acerca de las cuales habló en su comunicación a la Sociedad Psicoanalítica Suiza en 1922.

En 1919 aplicó su prueba y en 1921 la dio a conocer en su libro Psychodiagnostik.

 
Su obra siguió vigente después de su muerte, y gracias al trabajo de adeptos y discípulos llegó a ser aceptada y valorada en todo el mundo.
Muchos de sus sucesores realizaron variantes y propusieron innovaciones en el Rorschach, tanto en la administración y la clasificación como en la manera de computar e interpretar sus resultados.
Con el correr del tiempo se conformaron diversas escuelas, muchas de las cuales continúan desarrollándose actualmente.

En Argentina, al igual que otras técnicas proyectivas, el Rorschach fue introducido por médicos interesados en psiquiatría y psicoterapia.
La Escuela Argentina de Rorschach se nutre de los aportes de otras corrientes y de las ideas de importantes autores argentinos y extranjeros, destacándose por integrar los enfoques cuantitativo y cualitativo en la evaluación de los protocolos.

 


RoApp es una aplicación para Tablet dirigida a psicólogos y estudiantes de psicología que facilita el aprendizaje y la utilización del Psicodiagnóstico de Rorschach (Escuela argentina).  Está disponible en tiendas (Google Play y App Store) para ser descargada en dispositivos que utilicen sistema operativo Android o iOS:
https://play.google.com/store/apps/details?id=ar.com.artusi.roapp
https://itunes.apple.com/us/app/roapp/id1171169015?mt=8
 
 





[1] “Cuando alguien mira las láminas del Rorschach, ve en ellas algo de sí mismo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario